‘La Hermandad de la Biblia Perry’, Nicholas Gurewitch

O la amas o la odias, pero está claro que ‘La Hermandad de la Biblia Perry‘, de Nicholas Gurewitch, no te va a dejar indiferente. 

Yo he pasado por esos dos estados, transicionando lentamente del segundo al primero y creo que el hecho de que me haya costado un poco entrar en el particular universo de Gurewitch se debe a que las primeras páginas de ‘La Hermandad de la Biblia Perry‘ estén protagonizadas por unos chistes de penes que el propio autor reconoce, en la entrevista que cierra el volumen, que no cree que sean demasiado apreciados por algunos críticos.

No es que a mí me disgusten este tipo de chistes ni mucho menos, pero yo particularmente necesito que los penes protagonistas de estos chistes hablen entre ellos de Godard o de Schopenhauer para que me resulten atractivos. Un poco lo que sucedía con ‘Muchachada Nui‘, que lo mismo te soltaban un “ya Boy George“, que te hablaban de Michel Gondry, que te contaban las aventuras de unas turgentes posaderas.

Me culpa: necesito sublimar mi pasión escatológica a través de la [supuesta] alta cultura para justificarme ante mi Superyó, pero todos tenemos taras. 

Había perdido ya la fe en esta Biblia cuando algo hizo clic dentro de mi cabeza y me granjeó el acceso a su Tierra Prometida. Creo que fue cuando Gurewitch pasó a tratar otros temas como la muerte [soy una de esas personas a la que les gusta reírse de los culos, sí, pero a las que les gusta todavía más reírse de un esqueleto con guadaña, mi último proyecto literario es un fiel reflejo de ello].

Tras su aspecto aparentemente naif, el universo de Gurewitch es un universo cruel y despiadado. Un poco como éste en el que nos ha tocado vivir, sólo que con risas enlatadas al final de cada tira, que es algo que siempre echo mucho en falta en mi decurso diario.

Las tiras de ‘La hermandad de la Biblia Perry‘ empezaron a publicarse en The Daily Orange, el periódico de la Universidad de Siracusa, en forma de entregas semanales (inicialmente se publicaba los domingos, de ahí que el autor se refiriera a ellas como a una Biblia).

Pero la obra de Gurewitch obtuvo tanta repercusión que pronto llegó a publicarse en periódicos como New York Press o The Guardian. Todo esto sin traicionarse a sí mismo en ningún momento. De hecho, es curioso ver cómo la versión final de las tiras de Gurewitch no es la publicada en el periódico de turno, sino la que él termina por incluir en su página web tiempo después.

El afán de perfeccionismo de Gurewitch lo lleva a jugar, no sólo con los temas y las diferentes formas de representar a cada personaje, sino que también con las tipografías hasta llegar a convertirlas casi en un personaje más de la tira.

Imita a Edward Gorey cuando se tercia, a Quentin Blake… y sobre todo se divierte mientras nos hace pensar, escandalizarnos y, sobre todo, reír a mandíbula batiente por mucho que lo hagamos en voz baja por temor a que nos califiquen como mínimo de desalmados.

Como siempre, la edición en la que Astiberri reúne las tiras de ‘La Hermandad de la Biblia Perry‘ es excelente y, además del ya de por sí interesante hecho de mostrar toda la evolución de Gurewitch en un sólo tomo, se complementa con una entrevista en profundidad hecha por Malki para la revista Illiterate en 2008 y una serie de tiras desechadas en las que el propio autor explica qué es lo que le hizo dejarlas a un lado.

Yo, si fuera tú, no me lo perdería.

Rush, ‘Clockwork Angels’

Los canadienses Rush se convirtieron en 2011 en el tercer grupo con más discos de oro y platino obtenidos de forma consecutiva después de The Beatles y The Rolling Stones. Dejo caer este dato por empezar la reseña por alguna parte y, sobre todo, por contrastarlo un poco con el hecho de que ningún promotor estatal haya tenido nunca la certeza de que este grupo pueda llenar un aforo de 15.000 personas y de que, como consecuencia de esto, el grupo no haya tocado aún en la península en sus casi cuarenta años de historia.

Clockwork angels’ es el decimonoveno disco de estudio de Rush (el vigésimo si tenemos en cuenta el EP ‘Feedback’ en el que versioneaban algunas de las canciones que más los influenciaron en los 60) y, ya desde su misma portada, supone un intento de trasladar a su actual universo tanto estético como sonoro el tipo de canciones que componían en la primera etapa del grupo. Los guiños son evidentes: desde las agujas de reloj que marcan las 21:12 en homenaje al disco ‘2112’ (1976) hasta la entrada de ‘Headlong Flight’ que recrea con leves variaciones la de la canción ‘Bastille Day’ (1975). Pero éstas no son más que formas de poner de un modo más evidente algo que también se intuye en las dinámicas de canciones como ‘BU2B’ o la ‘Clockwork Angels’ que da nombre al disco.

A lo largo de los 12 temas que conforman el álbum, su joven protagonista atravesará un mundo que mezcla magia y steampunk a partes iguales, mientras lidia con las fuerzas del orden y el caos que encuentra a su paso. La historia será también novelizada por Kevin J. Anderson.

Texto originalmente publicado en el número 56 de la revista AUX Magazine

‘Las arenas del tiempo’ y “toda esa mierda motivadora” (El Making Of de una novela IV)

Me alegra tener algo en común con Ernest Hemingway.

Lo que no me gusta tanto es parecerme a él justo en mi ineptitud para encontrar buenos títulos (ya que estamos, tampoco me gustaría ser rechazado por las 27 editoriales que le rechazaron a él al principio de su carrera, pero supongo que el hecho de que yo escriba en castellano hará que, en todo caso, me rechacen 27 editoriales diferentes).

Pero esta novela necesitaba un título, y he tenido que elegir uno provisional:

LAS ARENAS DEL TIEMPO

(Ahora debería haber sonado un trueno misterioso para resaltar el mensaje. 
Aunque estemos en julio, sí.)

El hecho de escribir un título en la carpeta que contiene todos los ficheros relacionados con la novela, me hace tener una sensación de trabajo en curso que no consigo tener de otro modo, y sobre todo me hace saber a cuál de mis hijos estoy abandonando cuando paso todo un día sin escribir… cosa que intento que no suceda para no caer en esa rueda procastinadora que tan bien conozco de otras ocasiones.

De todas formas, estos pequeños abandonos se arreglan dedicándole un par de piropos al texto nada más abrir el procesador: diciéndole todo lo que ha adelgazado en este tiempo (esto no siempre es algo bueno al hablar de un manuscrito), que nunca ha estado tan bien justificado como ese día, y que ninguno de los textos que has leído durante tu ausencia estaba, ni de lejos, tan elegantemente tipografiado como él.

Todo esto ayuda a que todos nos llevemos bien.

Porque queremos llevarnos bien, ¿verdad?

El tener un título también le da a uno la posibilidad de diseñar una portada y colgarla en una de las paredes de su estudio, usarla a modo de fondo de pantalla o simplemente tatuársela en la glotis si cree que eso es lo más adecuado.

Todo vale con tal de no olvidar a qué debe consagrar uno cada segundo de su ahora inexistente tiempo libre.

En mi caso, la portada de ‘Las arenas del tiempo‘ ha quedado tal que así:

Lo bueno que tiene una portada es que crea toda una asociación de ideas en la mente del lector.

Y lo malo que tiene una portada es que crea toda una asociación de ideas en la mente del lector. 

¿En qué os hace pensar este diseño? De veras me encantaría saberlo

Recordad que podéis seguir todas estas entradas desde la Lista de Correo del blog o desde mi página en Google +

Gracias por leer…

El muro de las 100 páginas (El Making Of de una novela III)

Hace algún tiempo leí un artículo acerca de lo que algunos llamaban el muro creativo y aquí estoy yo, hablándoos ahora sobre mi propio muro (me gustaría enlazaros ese artículo, como siempre, pero no lo encuentro por ninguna parte… juraría que estaba en el blog Write to Done: no es el mejor que he leído sobre creación literaria, pero a veces hay artículos interesantes)

Cada autor percibe este concepto de muro creativo de un modo diferente y, sobre todo, choca contra él en un momento diferente. En mi caso, la barrera está en las 100 páginas.

Para cuando el manuscrito llega a esta extensión ya llevo bastante tiempo robando minutos a mi vida familiar y haciendo que mi tiempo libre sea virtualmente inexistente. Tengo ya un déficit de sueño bastante importante y  he anotado ya varios cambios de cierto calado que me gustaría hacer una vez terminado ese primer borrador.

Todo esto, añadido a la inseguridad de lo que pasará con la novela una vez finalizada, corregida y pasada por el filtro de mi particular sistema de calidad, me hace preguntarme una y otra vez para qué estoy escribiendo esta novela.

Cuando la termine, mandaré algunas copias a varias editoriales que ya tengo en mente. No demasiadas, sólo aquéllas en cuyo catálogo encaje mejor la novela, porque creo que lo contrario es contraproducente. Aun así, lo más probable es que el manuscrito sea rechazado… con una amable carta animándome a enviar a la editorial algún otro manuscrito futuro en el mejor de los casos. Luego pasaríamos a los concursos o a la autoedición vía Amazon, donde la novela, una vez más, tiene más probabilidades de perderse en medio de un marasmo de títulos que de obtener esas ventas millonarias de las que habla la prensa norteamericana.

Entonces… ¿para qué estoy escribiendo esto?

La verdad es que no lo sé.

Supongo que en primer lugar porque tengo que hacerlo. Porque creo en la novela y porque pienso que, si me he reído a mandíbula batiente al escribir alguno de los pasajes, los lectores también disfrutarán con ella.

Por eso estoy intentando derribar este muro página a página, porque sé cuando lo haya reducido a escombros las palabras volverán a fluir como antes y estaré más cerca de mi objetivo.

¿Quieres seguir este particular Making Off? Puedes hacerlo apuntándote a la Lista de Correo de Yomelibro.

Bilbao BBK Live 2012: Radiohead, set list

Ayer les tocó a los británicos Radiohead hacer de cabeza de cartel en esta séptima edición del Bilbao BBK Live y cumplieron con creces las expectativas que se habían creado alrededor de su concierto.

Radiohead es uno de esos grupos que, al igual que los también británicos The Cure que cerraron la primera jornada del festival, tiene un repertorio tan grande como su propia discografía. De hecho, en esta gira de presentación del ‘The King Of Limbs‘ han estado tocando temas nuevos (‘Identikit‘, ‘Full Stop‘), canciones editadas independientemente a modo de single (‘Supercollider‘, ‘Staircase‘) y piezas especiales que jamás habían tocado en directo (‘Treefingers‘).

En Bilbao, la única canción especial de este tipo que pudimos disfrutar fue ‘The Daily Mail‘. Por lo demás, el grupo se olvidó totalmente de sus dos primeros discos y prestó, como es natural, una especial atención a sus dos últimos trabajos.

Os dejo con el repertorio:

O dicho de otra forma:

Bloom
15 Step
Bodysnatchers
Daily Mail
Myxomatosis
The Gloaming
Morning Mr. Magpie
Pyramid Song
Reckoner
I Might Be Wrong
Nude
Lotus Flower
There There
Karma Police
Feral
Idioteque
—————-
Give Up The Ghost
National Anthem / Kid A
Everything In Its Right Place
Paranoid Android

Bilbao BBK Live 2012: The Cure, set acústico de Robert Smith

Ayer empezó la séptima edición del festival Bilbao BBK Live con The Cure como cabeza de cartel. Un set de tres horas con todos los clásicos y una especial atención al álbum ‘Wish‘… la reseña se puede leer en cualquier web o en cualquier periódico que cuente con una sección cultural. 
Lo que yo quiero compartir con vosotros en esta ocasión es el vídeo del pequeño set acústico de tres canciones que hizo Robert Smith antes de empezar el concierto. La banda ya llevaba más de media hora de retraso debido a lo que yo entendí que eran unos problemas con dos inuits (“problema… técnica… dos… minüt“, fueron las palabras exactas del amigo Robert), pero que finalmente terminaron siendo unos problemas con el sonido de los teclados (la verdad es que no llegaron a sonar del todo bien en todo el concierto), y el músico quiso resarcir al público del retraso con estas canciones

Os dejo con ‘Three imaginary boys‘, ‘Fire in Cairo‘ y ‘Boys don’t cry’.

‘El enredo de la bolsa y la vida’, Eduardo Mendoza

La anterior novela de Eduardo Mendoza, ‘Riña de gatos’, fue todo un éxito. Desde que le concedieron el Premio Planeta, todo el público supo que tenía que leerla y que tenía que gustarle (o al menos que tenía que descargársela dentro del enésimo pack de 1.500 libros que todo el mundo debe tener y atesorarla en su lector electrónico preferido). Pero muchos de los lectores habituales del barcelonés creímos que faltaba algo en aquella novela. Y es que, a pesar de que algunos defiendan sus trabajos más serios creyendo que gravedad es igual a alta cultura, es en su vertiente más satírica donde Eduardo Mendoza destapa el tarro de las esencias, lo vuelca y, despojándolo de todo su contenido, lo llena con una mezcla de panceta, churros y vino tinto de garrafón tan embriagadora que es difícil no sucumbir a sus encantos.

El enredo de la bolsa y la vida’ supone la cuarta entrega de las aventuras del detective sin nombre que ya protagonizara ‘El misterio de la cripta embrujada’, ‘El laberinto de las aceitunas’ y ‘La aventura del tocador de señoras’. Como en estas anteriores tres novelas, Mendoza extiende ante nosotros el plano de una Barcelona tan esperpénticamente valleinclanesca que no nos queda más remedio que reconocer en ella retazos de la ciudad que nos rodea en nuestro día a día. La economía que baja, los bazares chinos que suben, los africanos albinos que trabajan como estatuas humanas en las Ramblas… y una Angela Merkel que surge como de la nada para dar la última vuelta de tuerca a la trama que se cierra alrededor del cuello de los protagonistas.

Como la vida real, oigan.

Texto originalmente publicado en el número 55 de la revista AUX Magazine

Jean Teulé, Arto Paasilinna y Nick Horby entre otros (El Making Of de una novela II)

No sé demasiado bien de dónde nació la idea de esta novela. Supongo que, como siempre, nacería de una acumulación de circunstancias que fueron creciendo hasta simplemente estallar y salir a la luz.

Recuerdo haber leído en su día ‘La tienda de los suicidas‘, del francés Jean Teulé, y ‘Delicioso suicidio en grupo‘, del finlandés Arto Paasilinna, y recuerdo que ninguna de estas dos novelas me gustó demasiado. Me atraía esa idea de utilizar un tema tan escabroso como el suicidio como punto de partida de una novela humorística, pero me dio la sensación de que ninguno de estos dos autores conseguía acertar en el tiro (nunca mejor dicho) por mucho que Arto Paasilinna se haya convertido en un autor de culto y su novela supusiera un pequeño fenómeno editorial en el momento de su publicación.

Luego llego ‘En picado‘, de Nick Hornby, y la cosa cambió un poco. La historia me gustó más, sí, pero se perdía ese enfoque hilarante que estaban buscando tanto Teulé como Paasilinna y que tanto deseaba encontrar yo como lector.

Creo que esa necesidad fue precisamente la Primera y Más Importante Socia Fundadora de la empresa Hasting-Marchena asociados: la corporación dedicada a la venta de Kits de Suicidio en la que trabaja el antihéroe protagonista de la novela.

Lo primero que diferencia a Hasting-Marchena asociados de la tienda que daba nombre a ‘La tienda de los suicidas‘ es que no se trata de un comercio familiar, como sucedía en la novela de Jean Teulé, sino de una empresa en toda regla con todas las posibilidades de crítica al actual proceso de deshumanización de las empresas que esto conlleva.

Como en cualquier empresa que se precie, habrá en ella trepas, enchufados, trabajadores que no buscan más que pasar desapercibidos y consultores.

Sobre todo consultores.

TODA empresa que se precie debería tener al menos un consultor.

Son tan adorables… que a uno le dan ganas de adoptarlos y ponerlos a jugar en el estanque de las pirañas

A partir de ahí, el típico conflicto de partida en el que el protagonista será incapaz de conseguir ni un solo cliente para la empresa por no-sé-qué-de-unos-problemas-morales, enriquecido por otros conflictos de los que ya hablaremos más adelante. 

Si os parece interesante, os animo a seguir este peculiar Making Of, bien a través del propio blog o a través de la Lista de Correo que podéis encontrar en la columna de la derecha.

¡Nos leemos!

Entrevista Javier Calvo: ‘El jardín colgante’

Tengo un problema.

Y es que ‘El jardín colgante‘, la última novela del barcelonés Javier Calvo y flamante ganadora del Premio Biblioteca Breve 2012 convocado por la editorial Seix Barral, me ha parecido una obra hilarante cuando el autor ha querido crear “una novela criminal oscura, violenta y deprimente“.

Vamos: que me ha dado la tarde.

“La novela”, como explica el propio Calvo, “narra el conflicto entre el Servicio de Inteligencia” español, “como representante del estado, y la” organización armada “TOD, que representa la rebelión contra el sistema”, en el marco de una Transición que le sirve al barcelonés para hablar “de lo que se sacrifica en esos momentos de cambio: desde vidas humanas hasta rasgos de la identidad colectiva o la memoria histórica y también lo que se sacrifica en términos de posibilidades de rebelión”.

Calvo concreta que en ambos bandos hay una dialéctica de enfrentamientos entre sus individuos”, pero que “el eje central del libro es cómo el sistema destruye a la TOD”. Esto permite al autor “situar una de las ideas centrales del libro: la muerte de la rebelión. El fin de la lucha armada de extrema izquierda en los años 70 como martirio, como sacrificio para garantizar la estabilidad del sistema. Por eso hoy tenemos un sistema tan eficaz y poderoso y ninguna posibilidad de respuesta ciudadana” 

La caída de un devastador meteorito “funciona como metáfora de un fin de época y de una muerte de la trascendencia“, pero lo que Calvo realmente ha querido realmente explorar ha sido “la división entre una izquierda institucional que se integra en el sistema y una izquierda marginada o expulsada del proceso de la transición que no tiene más remedio que subsistir con las armas“. 



Así contado, parece algo realmente desternillante, sí. Entonces, ¿por qué mi mente ha hecho este cambio de registro tan abrupto? Siempre cabe la posibilidad de que sea por una psicopatía no diagnosticada (¿algún psicólogo entre los lectores?) pero creo que la presencia de unos personajes tan planos que sólo tendrían sentido en el terreno de la sátira ha tenido mucho que ver con ello. De hecho, el propio fallo del premio destaca el “brillante tono paródico” de la novela. 

Arístides Lao y Teo Barbosa “son dos personajes antitéticos en casi todos los sentidos, aunque ambos acaban revelándose como partes de la misma conjura. Son personajes alegóricos: Lao representa la maldad del sistema y su naturaleza inhumana y cruel, y Barbosa es más bien un joker, un agente doble, alguien sin identidad propia condenado a desaparecer devorado por la Historia y la lucha política”. 

Sea pues.

Texto originalmente publicado en el número 55 de la revista AUX Magazine

El Making Of de una Novela

La semana pasada leí un artículo sobre el concepto de Making Off Making Of de una novela.

¿Es aplicable a la literatura ese concepto que tanto se usa a la hora de hablar de películas o series de televisión? La verdad es que no lo sé, pero me pareció como mínimo lo suficientemente interesante como para animarme a compartir desde este blog la escritura de una novela que tengo entre manos.

Prometo evitar los spoilers en la medida de lo posible, del mismo modo que prometo que estas entradas no se convertirán en una loa desmedida de mi trabajo ni en una serie de enumeraciones de sus virtudes, sino que más bien un reflejo de las idas y venidas a las que el paso del tiempo someta a la obra, mis dudas… y espero que mi éxito, entendiendo siempre como éxito el tener una novela finalizada y corregida con la que te sientes satisfecho.

Sin más, os emplazo a seguir estar entradas para estar al tanto de lo que se va cociendo sobre el papel de mi escritorio.

Os espero…