‘Supermalia’: relatos de superhéroes y villanos

Después del buen sabor de boca que me dejó la novela ‘Ciudad de heridas‘, tenía muchas ganas de leer el segundo lanzamiento de Ediciones el Transbordador. Aunque lo que los malagueños nos ofrecen en  esta ocasión se trata de algo muy diferente: una antología de relatos de superhéroes y villanos (en el sentido más amplio de la palabra) coordinada por Montiel de Arnáiz que llega a nosotros con el título de ‘Supermalia‘.

Siempre es difícil valorar una antología. Especialmente cuando han participado en ella autores muy diferentes, como es el caso. Pero, por suerte, la inmensa mayoría de los relatos de ‘Supermalia‘ esconden en su interior algo especial que hace que su lectura merezca la pena.

A veces es una nueva luz que se arroja sobre un terreno por lo demás trillado, otras el modo en el que se trasladan a un nuevo contexto las ideas de superpoder y superhéroe…

supermalia

Desde la atmósfera onírica de ‘Dulces sueños‘ de Jesús Carrasco, hasta el regusto pop de ‘Supercanalla‘ de Déborah F. Muñoz, los relatos de ‘Supermalia‘ exploran lo que significa tener superpoderes desde las ópticas más diversas, alejándose la mayoría de los relatos de lo que normalmente solemos entender por historias de superhéroes.

Son unos relatos adultos. A los que les importa más el superhéroe como persona, que la persona como superhéroe. Y que no están exentos, por supuesto, de un humor que en ocasiones roza lo cáustico… pero por arriba, como a mí me gusta.

El mimo con el que Ediciones el Transbordador ha cuidado el formato de esta antología supone una vez más un valor añadido. Un particular Cuaderno de Reclutamiento y una excelente serie de ilustraciones completan la antología, dándole al lector una sensación de trabajo bien hecho que hoy día es difícil llegar a tener en las grandes editoriales.

Así pues, lean y disfruten de esta interesante colección de relatos, porque seguro que anotan más de un nombre nuevo en su particular lista de autores a los que seguir la pista.

Banda Sonora de ‘Su muerte, gracias’

Nací en el Bilbao de finales de los 70, fui niño en los 80 y adolescente en los primeros 90.

Creo que esto explica muchas de las canciones que he elegido para esta particular banda sonora…

La mayor parte de las canciones giran alrededor de tres hilos temáticos: el trabajo (‘Mi jefe‘ de Koma, ‘La canción del trabajo‘ del ínclito Raphael), el amor (‘Nena quiero estar contigo‘ de Un pingüino en mi ascensor, ‘Get ready for love‘ de Nick Cave & The Bad Seeds) y, como no podía ser de otro modo, la muerte (‘Walk away‘ de Bad Religion, ‘Thoughts of a dying atheist‘ de Muse).

Entre ellas hay espacio para bizarros recuerdos vacacionales (‘Holiday in Cambodia‘ de los Dead Kennedys pasado por el filtro de Richard Cheese) y veladas odas a la aracnofobia (‘Lullaby‘ de The Cure), sin olvidarnos de las grandes preguntas de la humanidad (‘¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?‘ de Siniestro Total).

La lista es también un viaje a través de mi formación musical.

Partiendo del guiño a algunos grupos que fueron importantes en el País Vasco de los 80 (‘Una canción de amor‘ de Parabellum, ‘Enamorado de la muerte‘ de RIP versionada en este caso por MCD) y los viejos recuerdos de adolescencia (‘Dile siempre que no estoy‘ de Los Suaves),  se adentra pronto en otros sonidos más adultos (‘Hell’s Bells‘ de AC/DC, ‘Poison‘ de Alice Cooper) y termina desembocando en algunas de mis obsesiones más adultas (‘Last Stop: This Town‘ de los eels, ‘Mi Death‘ de David Bowie).

¿Y todo esto para qué?

Para que cada uno pueda encontrar al menos un par de canciones de su gusto en esta ecléctica lista de reproducción.

¡Nos escuchamos! 😉