Jean Teulé, Arto Paasilinna y Nick Horby entre otros (El Making Of de una novela II)

No sé demasiado bien de dónde nació la idea de esta novela. Supongo que, como siempre, nacería de una acumulación de circunstancias que fueron creciendo hasta simplemente estallar y salir a la luz.

Recuerdo haber leído en su día ‘La tienda de los suicidas‘, del francés Jean Teulé, y ‘Delicioso suicidio en grupo‘, del finlandés Arto Paasilinna, y recuerdo que ninguna de estas dos novelas me gustó demasiado. Me atraía esa idea de utilizar un tema tan escabroso como el suicidio como punto de partida de una novela humorística, pero me dio la sensación de que ninguno de estos dos autores conseguía acertar en el tiro (nunca mejor dicho) por mucho que Arto Paasilinna se haya convertido en un autor de culto y su novela supusiera un pequeño fenómeno editorial en el momento de su publicación.

Luego llego ‘En picado‘, de Nick Hornby, y la cosa cambió un poco. La historia me gustó más, sí, pero se perdía ese enfoque hilarante que estaban buscando tanto Teulé como Paasilinna y que tanto deseaba encontrar yo como lector.

Creo que esa necesidad fue precisamente la Primera y Más Importante Socia Fundadora de la empresa Hasting-Marchena asociados: la corporación dedicada a la venta de Kits de Suicidio en la que trabaja el antihéroe protagonista de la novela.

Lo primero que diferencia a Hasting-Marchena asociados de la tienda que daba nombre a ‘La tienda de los suicidas‘ es que no se trata de un comercio familiar, como sucedía en la novela de Jean Teulé, sino de una empresa en toda regla con todas las posibilidades de crítica al actual proceso de deshumanización de las empresas que esto conlleva.

Como en cualquier empresa que se precie, habrá en ella trepas, enchufados, trabajadores que no buscan más que pasar desapercibidos y consultores.

Sobre todo consultores.

TODA empresa que se precie debería tener al menos un consultor.

Son tan adorables… que a uno le dan ganas de adoptarlos y ponerlos a jugar en el estanque de las pirañas

A partir de ahí, el típico conflicto de partida en el que el protagonista será incapaz de conseguir ni un solo cliente para la empresa por no-sé-qué-de-unos-problemas-morales, enriquecido por otros conflictos de los que ya hablaremos más adelante. 

Si os parece interesante, os animo a seguir este peculiar Making Of, bien a través del propio blog o a través de la Lista de Correo que podéis encontrar en la columna de la derecha.

¡Nos leemos!